Cuida A Tu Pareja

Cuida a tu pareja con estos 7 consejos

Tanto si quieres mejorar tu relación, como si quieres mantener este bienestar en el tiempo, entonces cuida a tu pareja todos los días del año. Y, si ahora mismo te estás preguntando cómo hacerlo, aquí te damos algunos consejos que te serán de gran ayuda.

Pero antes de empezar con ellos, debemos dejar algo claro. Y es que, cuidar a tu pareja, está basado en generar un clima de confort y bienestar. Por lo tanto, trabajaremos con bastantes puntos que mejorarán la relación con cambios intangibles. Dicho esto, empecemos.

 

Cuida a tu pareja con estos 7 consejos
Foto creada por ArthurHidden – www.freepik.es

 

1. Cuida a tu pareja respetando su libertad e intimidad

Como no podía ser de otra manera, debemos empezar por este consejo. Es importante destacar que, cuidar a tu pareja, no significa estar siempre encima suyo. Debes respetar su espacio, su intimidad, y, por lo tanto, darle libertad. Una libertad que, seguramente también esperaremos recibir nosotros por su parte, así que, comencemos proporcionándola.

Ten presente que ambos sois libres de estar juntos, de igual modo, que lo sois para dejar de estarlo. Siendo dos personas con plena libertad, decís de forma propia y voluntaria, que queréis estar juntos. Sin presiones por la otra parte, ni manipulaciones, ni nada por el estilo que fuerce esa unión.

De igual modo que, a pesar de ser una pareja, y contar con la posibilidad de hacer cosas juntos, también se debe respetar la idea de que se deseen hacer actividades por separado. Sin sentir ese temor de que podamos ser engañados, por el simple hecho de que nuestra pareja se haya ido con sus amistades que no conocemos.

La libertad es una sensación muy positiva que nos ayuda a estar con nuestra pareja. Sentirnos presionados, por la falta de la misma, solo perjudica la relación. Pudiendo llevarla hasta el punto en el que se convierta en una relación tóxica. Y supongo, que no hace falta decir que, una relación de estas características, no es sinónimo de relación sana.

Cuida a tu pareja, dándole la misma libertad que tú esperas recibir por su parte. Y si te cuesta, darle esta libertad, porque sospechas sin motivo alguno, entonces, te recomendamos que leas este artículo que te puede ser de gran ayuda: Desconfío De Mi Pareja Sin Motivos

 

2. Cuida a tu pareja con una buena comunicación

Tener una buena comunicación entre tu pareja y tú es esencial. Ya que la comunicación, es la base de cualquier buena relación. Sin importar si hablamos del mundo laboral, entre parejas o con nuestros hijos. Por lo tanto, es importante trabajarla correctamente. ¿Pero cómo puedes hacerlo?

Primero de todo, debemos tener libertad para expresar nuestras ideas, sentimientos y emociones. De lo contrario, si no existe esta libertad de expresión y de comunicación, la relación que habrá entre ambos, no será positiva. Evitando tener así, conversaciones útiles, por culpa de la coacción o el temor a que nuestra pareja no esté de acuerdo.

Lo segundo, es saber que no siempre vamos a coincidir con los puntos de vista, que tenga nuestra pareja. Pero para ello, es que debemos hablar, y, sobre todo, escuchar qué es lo que tiene para decirnos. La parte de escuchar, también es muy importante. Y sí, sabemos que en ocasiones, a ciertas personas les cuesta escuchar a los demás; pero a todos nos gusta que nos escuchen ¿no es cierto?

Para cuidar de tu pareja, y que tu pareja pueda cuidar de ti, debéis saber qué es lo que ocurre. Y esto, solo puede saberse a través de una sincera comunicación entre ambos. ¿Qué ocurriría si solo uno de vosotros se expresara? Pues muy sencillo, que la comunicación entre vosotros, no estaría balanceada. Percibiendo ambos, un desequilibro en la relación.

 

3. Facilítale la comprensión de las cosas

Continuando con la buena comunicación del punto anterior, es importante que hablemos de facilitar la comprensión de las cosas, eventos y emociones. Una de las causas que más frustración puede generar en una pareja, es la falta de comprensión. Pero que exista esta buena comprensión entre los dos, es un trabajo en común.

Esta falta de comprensión, hace que los dos miembros de la pareja, puedan llegar a sentirse frustrados. Por una parte, la persona que está explicando lo ocurrido, se da cuenta de que, por mucho que se esfuerce, su pareja no está entendiendo lo que le dice. Tratando de explicar lo mismo de diferentes maneras, no obtiene la reacción de comprensión que espera.

Por otro lado, está la parte receptora del mensaje. Si esta parte, no comprende lo que su pareja le está diciendo, también puede aparecer esta frustración. Acompañando a sentimientos negativos, como por ejemplo, llegar a pensar que esta relación no funciona, porque no están hechos uno para el otro.

Esta falta de comprensión, puede desencadenar diferentes reacciones, y pocas de ellas positivas. De hecho, ser la persona que está escuchando, y ver que no eres capaz de entender a tu pareja y sus sentimientos, se transmite. Esta transmisión de las emociones de incomprensión, es recibida por la parte emisora del mensaje, y se genera todavía más esa acumulación de emociones desagradables.

Pero esto no significa, que no exista una buena reacción al respecto, cuando hay una falta de comprensión. Lo primero, es aceptar que está escaseando la comprensión en la relación. Y lo segundo, es tomar acción. Cuida a tu pareja facilitándole la comprensión de las cosas, a partir de la explicación con muchos detalles que aporten información.

Si quieres aprender más, sobre cómo podéis mejorar la comprensión entre los dos, te recomendamos que le eches un vistazo a este artículo: Mi Pareja No Me Entiende

 

4. Busca el equilibrio entre las palabras y las acciones

Cuida a tu pareja, buscando un equilibrio entre lo que le dices y lo que le demuestras. No sirve de nada, decirle muchas veces “te quiero” si luego las acciones indican lo contrario. Estas dos palabras, cobran fuerza y credibilidad, cuando van acompañadas de acciones que las respalden. De no ser así, serán solo eso, simples palabras de relleno, como si de un crucigrama se tratase.

Y de igual manera ocurre con las palabras, solo que las acciones, ya hablan por sí mismas. Si tú no le dices a tu pareja que la quieres, pero se lo demuestras, lo sabrá por tus acciones. ¿Pero que cuesta realmente decirlo? Decirle a una persona que la quieres, ya sea tu pareja o tus hijos, es importante.

En muchas ocasiones, escuchar estas palabras, puede sernos de gran ayuda. En momentos complicados, en situaciones delicadas, e incluso, en circunstancias donde prevalece el bienestar. Así que, cuida a tu pareja diciéndole te quiero, pero también demostrándoselo.

Y aquí no se trata de que debas estar contando cuantas veces le dices te quiero a tu pareja. Simplemente, debes recordar que, decirle esto a tu pareja, es la expresión verbal de estos sentimientos.

 

Busca el equilibrio entre las palabras y las acciones
Foto creada por freepic.diller – www.freepik.es

 

5. Cuida a tu pareja y el tiempo que pasáis juntos

Pasar tiempo con tu pareja, es algo esencial para que la relación funcione correctamente. Cuando hablamos de pasar tiempo, nos referimos a tiempo de calidad. Donde ambos os estéis prestando atención, y disfrutéis de la compañía que tenéis en esos momentos. Pasar tiempo por pasarlo, no sirve de nada.

Es lo mismo que si vas al médico, y sí, el doctor está ahí contigo, pero no te presta atención ni busca un diagnóstico. ¿Para qué querrías ir con ese doctor si no está prestándote atención? En una relación ocurre lo mismo. Sentarse a desayunar juntos, para así pasar un rato juntos, no tiene ningún efecto positivo, si no hay algo más.

Sentarse por sentarse, no es pasar tiempo de calidad. En cambio, hacerlo para hablar sobre lo que hay que hacer ese día, o para hablar de algún tema entre los dos, eso sí. Si te fijas, cuidar de tu pareja se trata de dedicarle tiempo de calidad y prestarle atención. Y no simplemente, tener como tarea diaria desayunar para mantener bien la relación.

Somos perfectamente conscientes que, hay personas que, de buena mañana no aguantan el estar hablando o que les hablen. Por lo tanto, la idea de compartir con tu pareja, lo que tenéis planeado hacer ese día, puede no adaptarse. Pero, sí que podría hacerlo, hablar de cómo ha ido el día, durante la cena.

De hecho, compartir qué tal ha ido el día durante la cena, puede ser una muy buena práctica para realizar. No solo nos ayuda a entender cómo se siente nuestra pareja, si no también, pasar tiempo de calidad al compartir las experiencias del día a día. Así que, como ves, si quieres, la excusa de la mañana no te sirve.

Y por supuesto, si tenéis un hijo, realizar esta práctica puede ser todavía más beneficioso. Si quieres saber el motivo, y cómo pueden ayudar estas cenas al buen desarrollo del pequeño, te recomendamos que leas este artículo: Comer En Familia Es Importante

 

Cuida a tu pareja y el tiempo que pasáis juntos
Foto creada por freepik – www.freepik.es

 

6. Crea momentos memorables

Crea momentos que valga la pena recordar, y cuida así a tu pareja. Instantes que se queden grabados en la memoria, y que os saquen una sonrisa cuando los recordéis. Incluso, no es necesario que sea algo grandioso, o que se recuerde para siempre. Simplemente, puede ser un pequeño detalle, una acción aparentemente insignificante, que pueda cambiar el rumbo de ese día.

Cuando hablamos de momentos memorables, pensamos en cosas planeadas, y con un buen final. Algo que ha salido genial, y que ha mejorado notablemente la relación, por la buena experiencia vivida. Pero no tiene porqué ser así. También cuidas a tu pareja cuando estás a su lado en los malos momentos.

Son las personas que nos quieren, y que se preocupan por nosotros, las que realmente estarán ahí en los peores momentos. ¿Crees acaso, que ese momento donde tu pareja lo estaba pasando mal, no será memorable? Está claro que sí, por desgracia habrá una parte de su memoria, que recuerde lo malo que fue ese momento.

Pero, por otro lado, recordará que tú estuviste ahí. Que te tenía a su lado, para superar ese momento, con un poco menos de dificultad. Sintiendo tu apoyo y tu compañía. Por lo tanto, este también será un momento memorable que fortalecerá vuestra relación. Como ves, no todos deben ser planeados y perfectamente estructurados.

Algunos de ellos, se presentan, de forma espontánea, y es decisión nuestra estar ahí, o no estarlo. Si lo estamos, nuestra pareja sentirá nuestro apoyo, y sentirá nuestro cuidado. Mientras que, si no estamos, podría sentir todo lo opuesto, y percibir que no estamos ahí para cuando nos necesita. O incluso, terminar encontrando ese apoyo en otra persona, que no seamos nosotros.

 

7. Evita criticar e intenta empatizar

Cuida a tu pareja evitando las críticas que no ayudan, y cámbialas por una buena dosis de empatía. Es probable que, en muchas ocasiones, nos sintamos tentados a criticar alguna acción, o decisión de nuestra pareja. Y si bien es cierto que eso es lo más fácil de hacer, es lo que menos ayuda por nuestra parte.

En el lado opuesto, se encuentra un trabajo de empatía, escucha activa y comprensión. Como puedes ver, el proceso es muy distinto, pero los resultados, además de serlo también, merecen la pena. Cuando tratamos las situaciones desde la empatía, estamos fortaleciendo nuestra relación de pareja.

Mientras que, si nos dedicamos a criticar todo aquello que no comprendemos, o no vemos igual, vamos debilitando la relación. Creando un campo de minas bajo nuestros pies, que puede ser detonado en cualquier momento, y provocar una gran explosión detonando las minas como si de un efecto dominó se tratase.

Fíjate bien en la diferencia, entre criticar a la familia de tu pareja, o simplemente hacer un trabajo de empatía. Supongamos que tu pareja, está criticando en estos instantes a sus padres, y tú coincides en lo que dice. Sumarte a la crítica y darle la razón, no solo puede agravar la situación, y empeorar la percepción que tiene de ellos.

Si no, también, puede polarizar la situación, con un giro de ciento ochenta grados y salir tú como la parte perjudicada. No olvidemos que, no dejan de ser sus padres, y en algún momento podría percibirse como un aprovechamiento de la situación, para realizar un ataque contra ellos.

¿Suena descabellada la idea de que esto pueda ser así verdad? Pero, como existe la posibilidad, es mejor evitarla, para así ahorrarnos ese malentendido que no aportará nada bueno. Por otra parte, realizando un acompañamiento a través de la empatía, no solo no estaremos en esa posición, si no que pasaremos a estar a su lado.

Con la empatía, podemos entender cómo se siente, y acompañar a nuestra pareja en el proceso. Siendo más como un elemento de apoyo y alivio, en lugar de un aliado que está en contra de lo mismo.

La diferencia entre estos dos casos, reside en que, con la crítica buscamos un enemigo en común, y ambos lo atacamos. Mientras que, la empatía, es estar ahí para ayudar a que esté mejor. Si te fijas, en el primer caso, tu pareja podría darse cuenta de que, a quién realmente está atacando con críticas no es su enemigo, y al girar la cabeza, ver que tú les sigues “atacando” con las críticas.

Y esto, es perfectamente aplicable con amigos, compañeros de trabajo y otras situaciones. Trata siempre de estar en una posición de empatía, y evita ser alguien que se apunta a todas las críticas habidas y por haber.

 

Recomendado para ti

Siete Reglas de oro para vivir en pareja
Siete Reglas de Oro Para Vivir En Pareja

La Pareja Que Funciona
La Pareja Que Funciona
Disponible En Amazon - Siete Reglas de Oro Para Vivir En Pareja Disponible En Amazon - La Pareja Que Funciona

 

A %d blogueros les gusta esto: