¿De Verdad El Roce Hace El Cariño?

Si alguna vez has pensado que el roce hace el cariño, puede que estuvieras en lo cierto. No pasa siempre, eso es verdad, pero sí en muchas ocasiones. En el día de hoy, vamos a usar esta expresión tan común en España, para adentrarnos en este tema tan interesante del mundo de las relaciones.

 

Portada De Verdad El Roce Hace El Cariño

 

¿Qué se supone que significa este refrán?

Primero de todo, debemos entender qué es lo que significa el refrán “con el roce, nace el cariño”. El Instituto Cervantes nos lo explica de esta manera: En ocasiones, el afecto por alguien a quien se ve con frecuencia no nace de pronto sino poco a poco. Se aplica este refrán para aludir al amor entre dos personas surgido de forma paulatina o para animar a alguien a que inicie una relación con alguien que no despierta una gran pasión a primera vista.

Y ahora que ya lo conocemos, pasamos a profundizar en lo que hay detrás del refrán.

El roce hace el cariño: Cómo la proximidad puede ayudar

Cuando decimos que el roce hace el cariño, la palabra roce no significa que sea un roce físico. Este roce se refiere al contacto frecuente con la otra persona. Por lo tanto, partiendo de esta base, podemos comenzar a tener presente lo siguiente. Y es que, cuanto más contacto tenemos con una persona, menos peligrosa la podemos llegar a percibir.

Al reducir la sensación de peligro que podemos sentir por una persona, damos pie a que aparezcan otras sensaciones positivas y agradables. Despertando por supuesto, los sentimientos de atracción. La persona que está cerca nuestro en nuestro día a día, o al menos, que la vemos con frecuencia, pasa a percibirse como una persona que es segura para nuestra integridad.

En el 1968, Zajonc demostró la existencia de un efecto que se denominó “efecto de mera exposición”. Este efecto, consiste ni más ni menos que, en la repetición de la exposición a un estímulo, termina creando atracción.

Si hablamos de las percepciones interpersonales, la explicación del presente hecho, puede deberse a que, a medida que vamos conociendo más a una persona; nos sentimos con una mayor capacidad para predecir su conducta. Por eso mismo, con las personas que ya las conocemos mucho, en ocasiones podemos adivinar qué es lo que piensan, e incluso decir la misma palabra en un solo instante.

No olvidemos también, que la probabilidad de conocer los parecidos entre nosotros y la otra persona, está ahí.

 

El roce hace el cariño, cómo la proximidad puede ayudar

 

La familiaridad

La familiaridad, puede ser una de las razones del hecho aceptado de que es más probable que establezcamos relaciones con personas físicamente cercanas que con personas que están lejos.

Es importante señalar que, aunque la familiaridad se correlaciona positivamente con el comienzo de una relación, su función es menos clara cuando se trata de relaciones más duraderas.

Entonces, por ejemplo. Si todo lo demás es igual, el estímulo con el que estamos más familiarizados perderá la capacidad de llamar la atención. Por ejemplo, este fenómeno se ha confirmado en el caso del deseo sexual (Berscheid, 1985).

Este artículo ha sido escrito en base a los conocimientos que se explican en el libro Psicología Social.

Ya que vas a estar cerca de esa persona, y la vas a ir conociendo un poco más… ¿Qué te parece si te damos unos consejos que ye ayudarán a identificar una persona maquiavélica? Así, si detectas que pueda serlo, te ahorrarás muchos disgustos.

 

 

Recomendado para ti

Psicologia Social
Disponible En Amazon - Psicologia Social

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: