La Fórmula STOP Para Manejar Rabietas

¿Qué es la fórmula STOP para manejar rabietas?

La fórmula STOP para manejar rabietas, es un método que nos ayudará a afrontar mejor esas situaciones incómodas. Esas situaciones, donde nuestros hijos, tienen una rabieta en ocasiones, en los lugares más inoportunos, y como padres debemos actuar al respecto. Esta fórmula, ha sido creada por Miriam Tirado, quien es la autora del libro de Rabietas y experta en crianza.

Qué errores cometemos al tratar de manejar las rabietas
Imagen creada por drobotdean – www.freepik.es

 

¿Qué errores cometemos al tratar de manejar las rabietas?

En muchas ocasiones, las rabietas tienen algo oculto detrás de las mismas que no percibimos a simple vista. Es importante, que tratemos la rabia, como cualquier otra emoción. Pues no deja de ser una más de la colección, y es totalmente válido y legítimo que nuestros hijos la sientan.

Para ello, es esencial que aprendamos a transitar estas emociones. Y saber, cómo llevar una emoción como es la rabia, hacia una que nos agradece más, como es la alegría. Así que, si queremos empezar a aplicar la fórmula STOP para manejar rabietas, debemos empezar por saber esto.

No podemos acompañar la rabieta de nuestros hijos, con la misma energía que ellos están sintiendo. Es decir, acompañar sus rabietas con nuestra emoción de rabia, no nos llevará a buen puerto. Y mucho menos, enfadarnos más que nuestros hijos.

Este enfado por encima del nivel del de nuestros hijos, es demasiado común. Puesto que, suele presentarse cuando como padres, tratamos de evitar que sienta esa rabia. Y más aún, cuando estas rabietas se presentan en un lugar donde nos comprometen por su mal comportamiento.

Con estas prácticas, como las amenazas, las broncas y las riñas, no solucionamos la rabieta que siente nuestro hijo. Con todo esto, lo único que estamos cortando, es el comportamiento que tiene el pequeño en esa situación. Pero desde luego, no estamos abordando la raíz del problema entendiendo la emoción. Puesto que esta, a pesar de no verse reflejada a través de una acción, no quiere decir que no siga presente.

 

Cómo aplicar la fórmula STOP para manejar las rabietas

Miriam nos dice, que cuando empezamos a calentarnos durante una rabieta, lo primero que debemos hacer, es visualizar esa señal de STOP. Al visualizarla, comenzaremos a analizar la palabra, y a seguir las pautas según las letras de la señal.

Cómo aplicar la fórmula STOP para manejar las rabietas

 

Con la letra S:

El primer paso de la fórmula STOP para manejar rabietas, es el recuerdo de esta señal. Y, por lo tanto, como el significado de esta señal, es el de parar, será lo primero que nosotros hagamos en esa situación.

Con la letra T:

El segundo paso, y con esta letra, nos recordará al número tres. Este tres, serán el número de respiraciones profundas y conscientes que haremos antes de continuar. Debemos tener presentes que, este paso puede parecer un poco complicado, pues nuestro hijo, seguirá llorando o gritando. Pero es muy importante, que, con estas tres respiraciones, logremos serenarnos y tranquilizarnos, para no transmitir una emoción negativa.

Con la letra O:

El tercer paso, es la observación. La observación es importante, ya que nos aportará la información necesaria para poder actuar de forma correcta. Si nuestro hijo está llorando, buscamos el motivo. Dándonos cuenta con esta observación, por ejemplo, que se ha hecho tarde para acostarse, y que ya hace rato que debería estar durmiendo. Pero esta observación, debe ser bidireccional, puesto que también tenemos que hacer un trabajo de autoevaluación.

¿Cómo nos encontramos nosotros? Ser imparciales y objetivos con la evaluación propia, es necesario. Ya que, haciéndolo así, lograremos ponernos en una perspectiva que nos permita ver la situación desde fuera.

Con la letra P:

Esta última letra, nos lleva a la acción de proceder. Procederemos de la forma más adecuada que requiera esa situación. Y para saber cual es la mejor forma, previamente debemos haber hecho ese trabajo de observación. Si ya hemos visto que, esa rabieta era provocada por el cansancio acumulado, procedemos a acostarlo. Fíjate que, no es necesario regañarle ni nada. Simplemente, lo que tenemos que hacer, es cogerle, calmarlo y acostarlo para que así, era rabieta desaparezca.

 

Cómo preparo a mi hijo para que no tenga estas rabietas

Para evitar que estas rabietas aparezcan en un futuro cuando sean más mayores, debemos trabajarlas desde pequeños. De igual modo que, les explicamos que por qué deben darnos la mano al cruzar un paso de peatones, también deben entender las emociones. Así que, debemos saber encontrar un equilibrio, para que conozcan tanto la vida externa como la interna.

No es suficiente con que sepan, que esto es una cuchara, y esto un árbol, y aquello que brilla es el Sol. También, deben comprender, qué es la rabia, la alegría, la tristeza… Y el motivo por el cual, estas aparecen en nuestro día a día. Sólo con un buen trabajo previo de comunicación y conocimiento de las emociones, lograremos que, el día de mañana, sea capaz de contarnos qué le sucede con palabras y no con malas acciones.

 

Rabietas
Rabietas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: